Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Instrucciones de alta para una nefrectomía (pediátrica)

Su hijo ha sido sometido a una nefrectomía. Le extrajeron el riñón porque no funcionaba bien. Esta situación ponía a su hijo en riesgo de tener problemas en el futuro, como infecciones peligrosas o presión arterial alta. Ahora su niño puede llevar una vida normal y sana con un solo riñón. Esto es lo que necesita saber para cuidar a su hijo después de la cirugía.

Cuidado de la incisión

  • No permita que el niño se bañe en una piscina, bañera o jacuzzi hasta que el médico le diga que puede hacerlo. Esto lo ayudará a prevenir infecciones en el sitio de la incisión.

  • Deje que su hijo se duche según sea necesario.

  • Mantenga la herida de su hijo limpia y seca. Lave delicadamente la herida con jabón suave y agua. A continuación, séquela dando golpecitos suaves con una toalla.

  • No retire las tiras blancas de la herida de su hijo. Deje que las tiras se caigan por sí solas.

Actividad

  • No se preocupe si su hijo se siente más cansado que de costumbre. La fatiga y la debilidad son comunes durante unas semanas después de esta cirugía. No obligue al niño a mantenerse activo. Permita que su hijo descanse siempre que lo necesite.

  • Siga las instrucciones de su médico con respecto al nivel de actividad. Las actividades del niño deben restringirse al principio. Luego pueden aumentar gradualmente a medida que va sanando.

  • No permita que el niño haga actividades que requieren esfuerzo, como cortar el césped o practicar deportes o juegos de contacto o que impliquen mucha actividad.

  • Dígale al niño que detenga toda actividad que le cause dolor.

  • Deje que el niño regrese a la escuela tan pronto como se sienta listo. Arregle con la escuela para que le brinden períodos de descanso si es necesario.

Otros cuidados en el hogar

  • A menos que le digan lo contrario, anime al niño a beber abundante agua. Dele agua y otros líquidos cada 2 o 3 horas, según le indique el proveedor.

  • Alimente a su hijo con una dieta normal, sana y bien balanceada.

  • Dele a su hijo alimentos ricos en fibra para prevenir el estreñimiento. Además, use laxantes, ablandadores de heces o enemas según le indique el médico de su hijo.

  • Dele al niño medicamentos contra el dolor según le indiquen. No cambie la dosis de calmantes, a menos que el proveedor de atención médica del niño le diga que está bien hacerlo.

Visitas de control

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica del niño o según l que este le haya indicado.

Cuándo buscar atención médica

Llame al proveedor de atención médica de su hijo de inmediato si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación), o lo que le indique el proveedor

  • Escalofríos con temblores.

  • Náuseas o vómitos

  • Aumento del dolor

  • Sangre en la orina

  • Reducción notable en la cantidad de orina

  • Enrojecimiento, inflamación, o dolor en el área de la herida

  • Salida constante de líquidos, supuración o sangrado procedentes de la herida

  • Incisión que se abre o se separa

  • Síntomas nuevos o que empeoran.

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.